Emigración de los cristianos de Tierra Santa

Los palestinos cristianos han conocido una larga historia de emigración desde finales de los siglos XIX y XX . Anteriores olas de emigración fueron motivadas por las malas condiciones políticas y económicas del Imperio Otomano.

El Reino Hachemita de Jordania ha garantizado la estabilidad relativa de los cristianos allí.

La migración más dramática de los palestinos cristianos en la época contemporánea comenzó en 1948 con lo que los palestinos llaman ” Al-Nakba” (la Catástrofe): El desplazamiento que precedió y siguió a la Declaración de Independencia de Israel. Durante la guerra de 1948, que condujo a la creación del Estado de Israel, junto a los palestinos musulmanes, los cristianos también huyeron o fueron expulsados ​​de sus hogares y no se les permitió regresar después del final de la guerra.

En 1967, Israel ocupó Cisjordania y la Franja de Gaza y aunque no hubo una migración masiva de la población en ese momento, la emigración cristiana nunca se detuvo, y su porcentaje dentro de la población de Tierra Santa cayó drásticamente, de más del 10% de la población en Palestina en 1948, a aproximadamente el 2 % de la población de Tierra Santa hoy. La emigración continúa mientras los cristianos ven que el proceso de paz está bloqueado, la ocupación israelí continúa, los movimientos islámicos radicales prosperan y la situación económica y social sigue empeorando.

Hoy en día, la emigración de los cristianos es uno de los temas más importantes que enfrenta la Iglesia en Tierra Santa. Muchos hombres y mujeres cristianos jóvenes, a menudo con estudios superiores, piensan en la emigración  como la única forma de hacer realidad sus sueños y ambiciones que corren el riesgo de verse truncados en la realidad actual de Tierra Santa.