Situación de los cristianos en Israel

En Israel hay libertad de culto y los cristianos practican su fe en relativa libertad. Pueden construir iglesias y llevar adelante escuelas y otras instituciones. Las escuelas cristianas se encuentran entre las mejores escuelas del país.

 

A pesar de esta relativa libertad , hay un sentimiento anti- cristiano muy extendido en muchos barrios judíos . Esto se debe tanto a una sospecha tradicional, basada en la religión de los no-Judíos, y una percepción histórica de que los cristianos han perseguido a Judíos en el pasado. Los edificios de la Iglesia a veces aparecen pintados  con consignas anti-cristianas y los clérigos tradicionalmente vestidos a veces son escupidos o insultados.

 

Hay tres tipos de cristianos en Israel:

– La mayoría de los cristianos que son ciudadanos de Israel, son palestinos cristianos. Viven en el norte del país y en las ciudades mixtas judío-árabes (como Haifa , Jaffa, Ramleh , Lida , etc). Sufren la misma discriminación y marginación que el resto de la población palestina en Israel. Constituyen entre el 75-80% de los ciudadanos cristianos en Israel (120-130 000).

– Un segundo grupo está formado por los cristianos integrado en la lengua hebrea, el sector judío israelí. La mayoría proceden de los países que alguna vez fueron parte de la Unión Soviética o de Europa del Este, a menudo no proclaman su identidad cristiana. Representan entre el 20-25% de los ciudadanos cristianos de Israel (30-40 000).

– Además de los cristianos que son ciudadanos de Israel, hay un tercer grupo compuesto por alrededor de 150 000 inmigrantes, que tienen distintos tipos de permisos de residencia temporales o residen en Israel sin ningún permiso en absoluto. Trabajadores inmigrantes (principalmente de Asia) y solicitantes de asilo (principalmente de África) componen este grupo, que vive en una gran precariedad social y económica, frente a los desafíos de la pobreza, la explotación, la discriminación y el racismo.

 

La emigración de los cristianos palestinos que son ciudadanos de Israel está motivada en parte por la falta de igualdad de oportunidades para los ciudadanos “no judíos”, y la discriminación de ciudadanos que son árabes palestinos. Esto afecta especialmente a los que han recibido algún tipo de educación que son los más propensos a emigrar. También hay una migración interna hacia los centros judíos donde hay más trabajo y un mejor nivel de vida.